En estos tiempos en que la ansiedad nos domina, tenemos que conocer formas de eliminarla, aquí un ejercicio para la ansiedad y el estrés que puedes practicar todos los día.

La mayoría de nosotros luchamos contra la ansiedad de vez en cuando. Los expertos en salud afirman que la ansiedad crónica puede causar una serie de problemas, que incluyen insomnio, depresión, agotamiento, problemas intestinales y más.  

En un mundo que no siempre uno se siente seguro, es fácil dejar que la ansiedad se apodere de ti.

Sin embargo, hay algunos ejercicios fáciles y prácticos que han existido durante siglos y que ayudan a reducir o eliminar la ansiedad en el momento.

Un ejercicio que puedes usar cada vez que sienta que la ansiedad comienza a aumentar en su cuerpo. Y que puede utilizar a diario para que se sienta más seguro y protegido. Puede ayudarlo a sentirse más seguro y en equilibrio de mente, cuerpo y espíritu.

Este “ejercicio de abrazo” es una técnica del Dr. Peter Levine, un experto en los campos del trauma y el estrés durante más de 40 años.  

Cómo hacer el ejercicio del abrazo

Antes de comenzar, quiero que piense en su cuerpo como un contenedor, ya que realmente es un recipiente que alberga no solo sus órganos y sistemas físicos, sino también sus emociones. Tenga en cuenta que si siente ansiedad, su “sistema” no se siente seguro, por lo que su objetivo es cultivar sentimientos de seguridad dentro de su contenedor dándose un abrazo suave y “conteniendo” cualquier emoción abrumadora como la ansiedad.

Ejercicio Para La Ansiedad y El Estres
Ejercicio Para La Ansiedad y El Estrés

Puede pararse o sentarse. Pon tu mano derecha debajo de tu brazo izquierdo, justo debajo de tu axila.

  • Toma tu mano izquierda y colócala sobre tu hombro derecho.
  • Piense en ello como si se estuviera dando un suave abrazo.
  • Inhale lentamente a la cuenta de cuatro y exhale a la cuenta de siete.
  • Tenga en cuenta las sensaciones que siente dentro de su cuerpo en este momento.
  • ¿Qué sientes?

Puede continuar respirando lenta y profundamente o simplemente respirar regularmente. Permanezca en esta posición el tiempo que sea necesario hasta que sienta una sensación de calma o una liberación de esa energía ansiosa. Puede tardar 30 segundos o varios minutos. La clave es estar presente contigo mismo (y con todas esas sensaciones / emociones), sin juzgarlas.

Te das cuenta, respiras, te contentas, te relajas y te das una gran dosis de amor propio, todo mientras traes calma a tu sistema nervioso.

Es un ganar-ganar.

Por lo tanto, la próxima vez que se sienta ansioso, apriétese suavemente.

Abrazar a otra persona también es una excelente manera de reducir los niveles de ansiedad. Elija a alguien con quien se sienta seguro, como su pareja, amigo o familiar, y abrace con un abrazo cálido y suave en el que ambos se relajen en el abrazo. Hágales saber con anticipación que este es su objetivo para el abrazo: que está experimentando con ejercicios para reducir la ansiedad.

En otras palabras, pídele permiso antes de ir a abrazarlo.
Para ver la demostración del ejercicio de auto-abrazo, vea el video de Peter Levine . (esta en Inglés)

Pin It on Pinterest

Shares
Share This