En la cultura japonesa, existe un concepto llamado Ikigai, que se puede traducir como “la razón de ser” o “lo que hace que la vida valga la pena”. Se trata de una filosofía que busca encontrar la conexión entre lo que amamos, lo que somos buenos haciendo, lo que el mundo necesita y lo que podemos ser remunerados por hacer. El Ikigai es un estado de equilibrio y armonía que se alcanza cuando estas cuatro áreas convergen.

Ikigai, la razón de ser

El Ikigai es una herramienta útil para encontrar la motivación y la dirección en la vida. Al tener una clara comprensión de lo que te hace feliz y lo que eres bueno haciendo, puedes tomar decisiones más informadas sobre tu carrera y estilo de vida.

Encontrar tu Ikigai requiere autoconocimiento y reflexión. A continuación, se presentan algunas preguntas que puedes hacerte para comenzar a descubrir tu Ikigai:

¿Qué es lo que te apasiona? ¿En qué actividades pierdes la noción del tiempo? ¿En qué eres bueno o tienes habilidad natural? ¿Qué necesidades del mundo crees que puedes satisfacer? ¿Cómo puedes monetizar tus habilidades y pasiones?

Al responder estas preguntas, puedes comenzar a ver patrones y encontrar la conexión entre tus intereses, habilidades y oportunidades. Al final, encontrar tu Ikigai puede ayudarte a encontrar una carrera o estilo de vida que te haga feliz y te permita contribuir al mundo de una manera significativa.

Cómo aplicar el Ikigai en el trabajo

El Ikigai puede ser particularmente útil cuando se trata de elegir una carrera o encontrar sentido en el trabajo. Al utilizar el Ikigai como guía, puedes buscar trabajos que se ajusten a tus intereses y habilidades, y que también te permitan hacer una diferencia en el mundo y ser remunerado por ello.

Para aplicar el Ikigai en el trabajo, puedes hacer lo siguiente:

  1. Identificar tus habilidades y pasiones: Haz una lista de tus habilidades y pasiones. Piensa en lo que te gusta hacer y en lo que se te da bien. Pregúntate qué cosas te hacen sentir más feliz y satisfecho.
  2. Identificar las necesidades del mundo: Piensa en las necesidades del mundo y cómo puedes contribuir a satisfacerlas. Esto puede ser tan simple como ofrecer un servicio que ayude a las personas a solucionar un problema.
  3. Encontrar la intersección: Busca la intersección entre tus habilidades y pasiones y las necesidades del mundo. ¿Hay algo que puedas hacer que te haga sentir feliz y satisfecho y que también satisfaga una necesidad del mundo?
  4. Monetizar tu Ikigai: Finalmente, piensa en cómo puedes monetizar tu Ikigai. ¿Hay una forma de hacer lo que te gusta y ser remunerado por ello?

Al seguir estos pasos, puedes encontrar una carrera o trabajo que te haga feliz y te permita contribuir al mundo de una manera significativa.

Cómo vivir el Ikigai en la vida diaria

El Ikigai no solo se aplica a nuestra vida profesional, sino que también se puede aplicar a nuestra vida diaria. En este artículo, compartiremos algunos consejos sobre cómo vivir el Ikigai en la vida diaria.

Descubre tus pasiones

Para encontrar tu Ikigai, necesitas descubrir lo que te apasiona. ¿Qué te hace sentir vivo y emocionado? ¿Qué actividades disfrutas haciendo? Tómate el tiempo para explorar tus intereses y haz una lista de las cosas que te apasionan. Luego, trata de incorporar estas actividades en tu vida diaria.

Haz lo que eres bueno

Además de descubrir tus pasiones, también debes tener en cuenta lo que eres bueno haciendo. ¿En qué áreas tienes habilidades naturales? ¿Qué habilidades has desarrollado a lo largo del tiempo? Una vez que identifiques tus fortalezas, busca formas de utilizarlas en tu vida diaria.

Contribuye al mundo

El Ikigai también se trata de contribuir al mundo. ¿Cómo puedes hacer una diferencia en la vida de los demás? ¿Cómo puedes ayudar a tu comunidad? Involúcrate en actividades de voluntariado o haz algo que tenga un impacto positivo en el mundo.

Encuentra lo que te pagan por hacer

Por último, pero no menos importante, debes considerar lo que te pagan por hacer. Si bien no es la única consideración, encontrar un trabajo que te pague por hacer lo que te apasiona puede ser muy satisfactorio. Si no puedes encontrar un trabajo que te pague por hacer lo que te gusta, trata de incorporar tus pasiones en tu trabajo actual.

En resumen, para vivir el Ikigai en la vida diaria, debes descubrir tus pasiones, hacer lo que eres bueno, contribuir al mundo y encontrar lo que te pagan por hacer. Al incorporar estos elementos en tu vida diaria, puedes vivir una vida significativa y plena.

¡VIDEO DEL DÍA!!!

Recomendado

Gracias por seguirnos

Pin It on Pinterest

Shares
Share This