Cuando la gente te trata mal, es muy fácil guardar rencor. Es posible que no comprenda cómo es posible perdonar a alguien por un desaire, especialmente si la acción fue especialmente dolorosa. Tal vez pienses que el perdón debe ser de la otra persona y de alguna manera, ellos se benefician de que tú los perdones. El perdón no se trata de la otra persona; se trata de ti. 

Perdonar a otra persona no siempre significa que se quede en tu vida. A veces ni siquiera les haces saber que los estás perdonando. Ni siquiera necesitas volver a confiar en ellos. Solo perdónalos para eliminar la negatividad en tu vida. 

Incluso los crímenes horribles pueden perdonarse. Por razones de seguridad, es posible que desee utilizar una forma indirecta de perdonarlos en lugar de contactarlos directamente. Escriba una carta como si planeara enviársela a la otra persona. Habla sobre cómo te hizo sentir lo que hicieron y cómo te hizo pensar en ti mismo. Escribe sobre cómo ya no vas a dejarles espacio en tu cabeza y cómo los perdonas por lo que te hicieron. 

El perdón no se trata de la otra persona, se trata de eliminar la negatividad en tu propia vida

Cuando termine de escribir, selle la carta en un sobre y ponga su nombre en el frente. Luego, tírelo (¡destrúyalo primero!) O queme la carta. No tiene que ser leído por la persona a la que estás perdonando, este ejercicio es para ayudarte a superar la negatividad y las cadenas que te retienen como persona. 

Si descubre que no puede perdonar por su cuenta, es posible que desee hablar con un profesional. La terapia realmente puede ayudarlo a superar este obstáculo. Especialmente si la persona cometió un delito grave. Si ha sido víctima de abuso, especialmente durante un período prolongado, es posible que necesite terapia para superar lo que le hicieron. No hay nada de malo en buscar ayuda. 

Una vez que haya perdonado a la otra persona, sentirá como si le hubieran quitado un peso de encima o le hubieran quitado las cadenas. Los rencores no son saludables para ti y no afectan a la otra persona. Cuando reprime los sentimientos negativos, puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y otras afecciones de salud. También tiendes a envejecer más rápido. No perdonar a los demás puede empañar tu perspectiva general de la vida, así que ¿por qué pasar por todo eso? 

Recuerda que el perdón no se trata de la otra persona, se trata de eliminar la negatividad en tu propia vida. Así que libérate hoy perdonando a otros por los males que te han hecho. 

VIDEO DEL DIA!!!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This