Equilibrio. Es una buena palabra, pero la realidad es difícil de precisar. Puede que ni siquiera nos ponga en el camino correcto en nuestra búsqueda por la realización y la felicidad. En este artículo hablaremos sobre la integración de la vida laboral y familiar, comenzando no con el lugar de trabajo y el papel del empleador en la solución de las cosas, sino con la persona y sus prioridades.

equilibrio entre el trabajo y la vida

Por lo general, las personas que hablan de conciliación de la vida personal y laboral se refieren al desafío de gestionar su compromiso familiar cuando tienen hijos, mientras hacen malabares con las exigencias de una carrera. Ese es el enfoque tradicional, pero el concepto ha evolucionado bastante. En la actualidad, hay muchas personas más jóvenes en la fuerza laboral, de entre 20 y 30 años, que puede que ni siquiera tengan casa o familia, pero quieren un sentido de equilibrio en su vida.

A menudo pensamos en algún tipo de perfección, donde nada está fuera de lugar, no hay estrés y esto, por supuesto, no es realista. Automáticamente significa una compensación entre el trabajo y la vida. Si dedico más tiempo a mi familia, no podré hacer bien mi trabajo o si dedico más tiempo al trabajo, mi familia sufrirá. Sin embargo, quiero poder tenerlo todo, hacerlo todo, ahora mismo.

Pensemos en la integración, que significa unir las distintas partes de nuestras vidas en un todo cohesionado. Cada uno de nosotros tiene muchos roles, metas, responsabilidades y planes de vida. Tenemos que conseguirlo juntos. La atractiva idea de encontrar formas de unir la vida nos dará la armonía y la felicidad que buscamos.

La experiencia muestra qué personas que tienen prioridades muy claras y su propia definición clara de éxito logran mejor equilibrar sus vidas. Saben lo que es más importante en sus vidas. Estas son personas que pueden decir, antes de que suceda: si tengo que tomar una decisión, si el trabajo y la familia se enfrentan, sé cuál es mi mayor prioridad. Las personas que se dan cuenta pueden haber retrasado su carrera durante un período de tiempo, tal vez mientras el niño es más joven, y tienen un trabajo menos exigente para poder tener más tiempo en casa. Y pueden estar en paz con eso, porque su definición de éxito no es necesariamente la que les dice la sociedad.

Por lo general, tenemos que pasar por la vida y dejar que la nueva promoción o las nuevas demandas del trabajo dicten lo que debe hacer, para sentir que no tiene otra opción. Este no es un camino de vida equilibrado. Necesitamos detenernos y reflexionar, comunicarnos más con su esposo, su esposa, su gerente en el trabajo y, básicamente, ser más proactivos.

La verdad de hoy es que tenemos mucho que hacer. La tecnología ha cambiado las cosas y ha hecho que la gente esté accesible las 24 horas del día, invadiendo el tiempo de paz que solía tener la gente. Sin embargo, algunas cosas no cambian. Todavía tenemos las 24 horas del día. Todos tenemos la misma cantidad de tiempo y cómo lo usamos se reduce a una elección personal.

Los rasgos de desorganización generalmente provienen de evitar la elección y tratar de hacer demasiado. Incluso algo tan simple como: ¿Qué vamos a cenar esta noche? puede convertirse en un gran trabajo si sentimos, “Oh, tengo mucho trabajo y no podré hacer la compra de comestibles”.  Obviamente, si tenemos el conocimiento y las habilidades para hacer algo más simple, vamos a ganar más tiempo. 

Para lograr un plan de vida equilibrado hay que tener habilidades básicas de gestión, deben utilizarse tanto en el hogar como en el lugar de trabajo. Una de las razones por las que muchas personas prefieren salir a trabajar fuera de casa es porque estamos muy organizados en el lugar de trabajo, usamos la administración del tiempo allí, y luego volvemos a casa y simplemente nos montamos sobre las olas, consumiéndonos con el último problema que ha surgido.

Sin embargo, no hay nada de malo en querer salir a trabajar. Necesitamos múltiples intereses para enriquecer nuestras vidas y muchas veces tenemos talentos que necesitamos dar al lugar de trabajo y al mundo. Pero es cierto que el trabajo en el puesto de trabajo suele ser más atractivo porque está más orientado a proyectos y es muy lineal, y al final de ese trabajo recibimos elogios y una sensación de logro, mientras que en casa todos los días es el la misma cosa.

Los seres humanos tenemos ciertas necesidades básicas que deben ser atendidas todos los días, y aunque podemos sentir una sensación de logro de haber organizado algo en casa, pronto se va a ensuciar de nuevo o se va a tener que hacer otra comida. poner sobre la mesa. Y esto significa cambiar su sentido de dónde obtiene su satisfacción, no solo de realizar la tarea o del proceso de hacerlo, sino del motivo.

Todos esperamos una recompensa o un elogio por el trabajo realizado. La falta de recompensa matará nuestro deseo de trabajar, lo que conduce a una reducción de la productividad. Por eso preferimos trabajar para los demás que hacer algo por nosotros mismos. Prométete una recompensa por completar cada tarea o terminar el trabajo total. Por ejemplo, permítase ver una película interesante cuando termine una de sus. tareas.

VIDEO DEL DIA!!!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This