Pages Menu
TwitterRssFacebook
y
Categories Menu

Posted by on Nov 10, 2015 in Reflexiones de Superación | 0 comments

Relatos Para Reflexionar Sobre La Gratitud

Un Gesto de Gratitud
Tenía una cita importante y decidí abordar un taxi para dirigirme al centro de la ciudad. Por la expresión del chofer y por su manera brusca de conducir, comprendí que estaba disgustado. Le pregunté qué le ocurría, y él gruñendo, me dijo:

-Esta mañana, uno de mis pasajeros dejó olvidada una cartera con 300 dólares. Después de buscarlo por más de una hora, al fin lo encontré en su hotel. Recibió la cartera sin decir palabra y me miró como si yo hubiera querido quedarme con ella.

-¿Y no le dio una gratificación? –le pregunté.
-Ni un solo centavo. Y yo gasté tiempo y gasolina. ¡Pero no era dinero lo que quería!– continuó, estallando en seguida-: Si solo me hubiera dicho algo.

El hecho de que su acción honrada fuera ignorada le envenenó el día a este chofer. De repente la próxima vez vacilará antes de hacer el mismo favor.
La gratitud es el arte de recibir con gentileza, de demostrar aprecio por cualquier acto de bondad, grande o pequeño. Todos sentimos necesidad de gratitud cuando hacemos una buena acción, y si la negásemos contribuiríamos a disminuir el espíritu de la cooperación y de la bondad humana.
La gratitud es a veces algo más que un asunto personal.
Relatos Para Reflexionar Sobre La Gratitud
Un día, un enfermo fue llevado a un hospital, y se salvó gracias a una transfusión de sangre. Una vez restablecido, preguntó cómo podría descubrir el nombre del donante para darle las gracias. Se le dijo que se acostumbra mantener en reserva el nombre de los donantes. Semanas después de su salida volvió al hospital con el objeto de dar una cantidad de su propia sangre. Desde entonces ha vuelto repetidas veces con el mismo fin. Cuando uno de los cirujanos hizo alusión a tan espléndido servicio anónimo, el hombre contestó simplemente: “Alguien a quien no conoceré jamás lo hizo por mí. Lo que estoy haciendo sencillamente es decir gracias”.

Finalmente tenemos la historia de Arnold Bennett, famoso escritor inglés. Él tenía un editor que se jactaba de la eficacia de su secretaria. Un día, cuando se hallaba de visita en la oficina del editor, Bennett le dijo a dicha secretaria: “Su patrón asegura que es usted muy eficiente. ¿Cuál es su secreto?”. Entonces ella contestó: “No es mi secreto, es el de él. Cada vez que yo le presto un servicio, por pequeño que este sea, él me lo agradece. Debido a esto me esmero mucho en mi trabajo”.

Esta última historia demuestra que ser gratos con los demás también es un camino hacia la excelencia, ya que uno se siente motivado cuando alguien nos sonríe con un “gracias”.

En este gesto tan simple pero a la vez tan maravilloso, se funda gran parte de la alegría de la vida y la superación personal. Agradezcamos entonces a la vida, porque ella nos regaló el milagro de decir gracias.

A.J. Cronin

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Suscribete a nuestro Boletin

Únete y recibe hoy mismo tu primer ebook, "Pasos Poderosos para lograr en tu vida lo que quieras"

Gracias! Revisa tu correo, has recibido un mensaje de Confirmación.

ebook pasos poderosos