Pages Menu
TwitterRssFacebook
y
Categories Menu

Posted by on Aug 14, 2013 in Reflexiones de Superación | 0 comments

Reflexiones de Motivación: El Ladrillo

El Ladrillo

reflexiones y motivacionUn joven y exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto Jaguar último modelo, con precaución de no toparse con un chico cruzando la calle sin mirar, cuando al disminuir la velocidad sintió un estruendoso golpe en la puerta y al bajarse vio que un ladrillo le había estropeado la pintura, carrocería y vidrio de la puerta de su lujoso auto.

Trancó los frenos, dio un brusco giro de 180 grados y regresó a toda velocidad a donde vio salir el ladrillo que acababa de desgraciar lo hermoso que lucía su exótico auto.

Salió del auto de un brinco y agarró por los brazos a un chiquillo, y empujándolo hacia un auto estacionado, le gritó a toda voz: «¿Qué rayos fue eso? ¿Quién eres tú? ¿Qué crees que haces con mi auto?». Y enfurecido, casi botando humo, continuó gritándole al chiquillo: «!Es un auto nuevo, y ese ladrillo que lanzaste va a costarte caro¡ ¿Por qué hiciste eso?».

«Por favor, señor, por favor, lo siento mucho, no sé qué hacer», suplicó el chiquillo «Le lancé el ladrillo porque nadie se detenía». Lágrimas bajaban por sus mejillas, mientras señalaba hacia un punto cercano al auto estacionado.

«Es mi hermano», le dijo. «Se descarriló su silla de ruedas y se cayó al suelo y no puedo levantarlo». Sollozando, el chiquillo le preguntó al ejecutivo: «¿Puede usted, por favor, ayudarme a sentarlo en su silla? Está golpeado, y pesa mucho para mí solito. Soy pequeño».

Visiblemente impactado por las palabras del chiquillo, el ejecutivo tragó el grueso taco que se le formó en su garganta.
Emocionado por lo que acababa de pasarle, levantó al joven del suelo y lo sentó en su silla, sacando su pañuelo de seda para limpiar un poco las cortaduras y la suciedad sobre las heridas del hermano de aquel chiquillo especial. Luego de verificar que se encontraba bien, el chiquillo le dio las gracias con una sonrisa que no tiene posibilidad de describir nadie…. «Dios l bendiga, señor…..y muchas gracias», le dijo.

El hombre vio cómo se alejaba el chiquillo empujando trabajosamente la pesada silla de ruedas de su hermano, hasta llegar a su humilde casita.
El ejecutivo no reparó la puerta del auto, manteniendo la hendidura que le hizo el ladrillazo, con el fin de recordarle el no ir por la vida tan de prisa, al punto que alguien tenga que lanzarle un ladrillo para que preste atención.

Video de Reflexiones de Motivación Personal

 

Suscribete a nuestro Boletin

Únete y recibe hoy mismo tu primer ebook, "Pasos Poderosos para lograr en tu vida lo que quieras"

Gracias! Revisa tu correo, has recibido un mensaje de Confirmación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

ebook pasos poderosos