Pages Menu
TwitterRssFacebook
y
Categories Menu

Posted by on Jul 4, 2015 in Reflexiones de Superación | 0 comments

Reflexión de Superación: En Carne Propia

Cada vez que nos ocurre algo que podemos creer que es injusto, reflexionemos del porqué nos esta ocurriendo, ¿Qué es lo que la vida nos quiere decir?
Nuestro Dios, el Universo todo se confabulan para que cada día seamos mejores, así que debemos prestar atención a las señales que nos va dando.
Aquí te compartimos una bella Reflexión de Superación en forma de parábola de Osiel Ibañez:
Reflexión de Superación- En Carne Propia
EN CARNE PROPIA
¡Cómo nos ingeniábamos para atrapar a los animales del bosque¡
Señuelos, silbatos, trampas, rejas, canastos tejidos en las caídas de agua para atrapar a los peces.
Éramos chicos felices en medio de una naturaleza fértil y con riquezas naturales por todo el bosque.
Una de mis habilidades favoritas era la de colocar trampas en el bosque.

Con cuidado, investigaba los caminos de los conejos, las liebres, los coipos o los zorros y, una vez convencido de su hábitat, montaba y disimulaba las trampas en el camino.
Luego, al otro día, tomaba mi bicicleta, y me internaba por los senderitos del bosque a revisar mi trabajo.

Un día, ¡qué fastidio¡, la cadena de mi bicicleta, se cayó de sus engranajes, la coloqué y luego volvió a caer. Entonces, molesto, volví a montarla en la punta del engranaje y di una vuelta con fuerza al pedal para que se instalara completamente, pero, sea por mi apuro, por mi ira, o porque Dios quería darme una lección, mis dedos no alcanzaron a salir y ahí quedé con los dientes del engranaje enterrados en mis falanges.

Mi bici era de freno al pedal, no podía volverla atrás, estaba solo, y mi única esperanza era dar una vuelta completa para liberar mis dedos en la otra punta. Así lo hice. Los pedazos de carne quedaron entre los engranajes y la cadena. Mis huesos quedaron a la vista y, entonces pensé en los animalitos que yo cazaba con tanta alegría. Nunca más coloqué una trampa. Yo experimenté en carne propia el dolor, supe lo que ellos sufrían y tuve compasión de ellos.

¿Entiendes, querido amigo, por qué nuestro Dios es diferente a todos los dioses? Porque Él fue tentado en todo, según nuestra semejanza y por eso, nos entiende y nos ama, y nos ayuda en nuestros dolores.

Habla con Él en una oración sencilla y verás que has encontrado un amigo que te entiende.
Osiel Ibáñez

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Suscribete a nuestro Boletin

Únete y recibe hoy mismo tu primer ebook, "Pasos Poderosos para lograr en tu vida lo que quieras"

Gracias! Revisa tu correo, has recibido un mensaje de Confirmación.

ebook pasos poderosos