Pages Menu
TwitterRssFacebook
y
Categories Menu

Posted by on Apr 29, 2012 in Libros de Autoayuda | 0 comments

Libro de autoayuda: ¿Y tú qué sabes?

Libro de auyuda ¿Y Tu que sabes? de William Arntz , Betty Chasse y Mark Vicente

libro-y-tu-que-sabesEste libro recoge las ideas y los conceptos que sirvieron como punto de partida para la realización de la película del mismo nombre. Explora las fronteras del universo conocido. ¿De qué está hecho un pensamiento? ¿De qué se compone la realidad? Y, lo que es aún más importante, ¿cómo cambia un pensamiento la naturaleza de la realidad?, y ¿hasta qué punto podemos decir que es real? ¿¡Y tú qué sabes!? No es un libro de respuestas definitivas, sino de preguntas que hacen pensar. No nos muestra el camino a recorrer, sino las infinitas posibilidades que existen, porque en el momento que lo entendamos, seremos capaces de cambiar lo que sucede a nuestro alrededor.

EDITORIAL: Palmira.


Desarrollo de la obra  ¿Y tú qué sabes?

La obra nos invita a descubrir el poder que cada uno tiene para cambiar su realidad diaria.  El hombre siempre ha intentado explicar el mundo de forma que, aplicando una fórmula mágica, una teoría, una técnica o una tradición oculta, todo cuadre y funcione. Y en la búsqueda de esa fórmula ha transcurrido y transcurre la historia de la humanidad. En ¿Y tú que sabes? Los autores Will Arntz, Betsy Chasse y Mark Vicente deducen que, si no se ha conseguido es por algo y ese algo debe ser que nuestra realidad no es tal y cómo la percibimos.

A partir de ahí los autores nos presentan muchas ideas y novedosas formas de mirar el mundo. Una de ellas es a través de la física cuántica, que no sólo lleva al mundo material, sino que se adentra en el terreno de la espiritualidad.

El universo todo es conciencia

El misticismo oriental ha mantenido desde siempre que el mundo que percibimos con los sentidos es maya (ilusión). Por debajo del mundo material hay algo más poderoso y fundamental que, aunque sea menos tangible, es mucho más real. Esto es precisamente lo que la física cuántica está revelando. Sugiere que hay un reino enteramente no físico en el núcleo del mundo físico, compuesto de información, ondas de probabilidad o conciencia. Ese campo de inteligencia es lo que realmente constituye el universo.

Edgar Mitchell, astronauta de la NASA,  después de su viaje de vuelta del espacio nos cuenta su experiencia: “En un momento me di cuenta de que el universo es inteligente. Avanza en una dirección y nosotros tenemos algo que ver con ello. El espíritu creador, el intento creativo que ha sido la historia de este planeta, procede de nuestro interior y está también ahí fuera; todo es lo mismo”. Lo fundamental es la conciencia misma, y la materia/energía es producto de la conciencia…Si cambiamos nuestra opinión sobre quienes somos, y conseguimos vernos como seres eternos y creadores de experiencia física, unidos todos en ese nivel de existencia que llamamos conciencia, empezaremos a ver y a crear el mundo en que vivimos de una manera muy distinta.

Todo está interconectado, todos somos uno

Según afirma David Bohm discípulo de Einstein, la mecánica cuántica revela que la realidad es un todo indiviso en el que todo está conectado en un nivel profundo que trasciende los límites del espacio-tiempo. Algo parecido es lo que describen las personas que han vivido momentos de consciencia cósmica. En esa experiencia sienten que las fronteras del yo desaparecen para revelar que el yo lo es todo, todo el tiempo y en todas partes; que esa experiencia representa un nivel de realidad más profundo que la realidad material cotidiana en la que viven. De hecho, tras esa experiencia mística siguen percibiendo que esa nueva realidad es más verdadera y fundamental, y que el mundo material en que vivimos es una especie de “realidad secundaria”. Además si todo en el universo está interconectado (las partículas lo están, y éstas son materia e información a la vez), ¿por qué no habrían de interconectarse las mentes? Esto explicaría muchos fenómenos “inexplicables” como la telepatía, la clarividencia, la precognición o las curaciones a distancia.

El observador influye en lo observado

En física cuántica, al trabajar con partículas diminutas que son los fundamentos del átomo, los científicos han observado que éstas se comportan de forma diferente dependiendo de las expectativas del observador. Según como las miremos, pueden comportarse como partículas o como ondas. Las partículas se pueden describir como objetos sólidos que ocupan un lugar en el espacio; las ondas, ni están localizadas ni son sólidas. Lo que marca la diferencia es la observación o la medición. Sin ser observadas ni medidas, estas partículas se comportan como ondas, pero cuando se observan se convierten en partículas que pueden ser localizadas. Así, estas partículas (que son el fundamento de la materia de la que están hechas todas las cosas) reaccionan siguiendo el deseo de la persona que las observa. Si el investigador piensa que las partículas se van a mover a una determinada velocidad, es eso lo que obtiene. Esto nos sugiere que cuando una persona tiene una intención enfocada hacia algo, puede cambiar su entorno para que este se adapte a su voluntad.

Tú creas el mundo

Pensar que nuestra mente puede influir sobre la materia nos puede parecer cosa de locos. Tal afirmación abriría la puerta al caos, y nos sacaría así de la zona segura y confortable que nos hemos construido. Pero, como se dice en el libro, estamos creando nuestro mundo a cada instante. La realidad que vemos la construimos continuamente a partir de nuestros sentidos, de nuestro sistema de creencias, de nuestro sistema emocional, de nuestros deseos, de nuestra manera de interpretar los acontecimientos. Incluso nuestros pensamientos influyen en el mundo que vivimos, puesto que determinan la forma de tomarnos las cosas.

Cambia tu escala de valores

El cambio que se está produciendo en la actualidad no ocurre sólo en el campo de la ciencia; se extiende también a la sociedad, y está teniendo un profundo impacto en nuestra cultura. Pero quizá el cambio más importante que está ocurriendo sea el personal. En los últimos 20 años muchos miles, quizá millones de personas han experimentado una gran transformación en su escala de valores, en las cosas que perciben y en la manera de relacionarse con otras personas y con el mundo.

¿Por qué está sucediendo esto?

Una de las razones es que la gente se ha dado cuenta de que tras correr en pos de coches más veloces, casas más grandes o de tener un par de zapatos distintos para cada temporada, lo que queda es un vacío, el mismo vacío que trataban de llenar con esas posesiones.

La visión materialista del mundo dice que tener dinero equivale a tener una vida mejor. Pero tras poseer más cosas y descubrir que el vacío permanece, la conclusión es que la suposición materialista está equivocada. La teoría cuántica nos ofrece una visión distinta. Si este nuevo paradigma es correcto, el universo es un ser vivo, del cual formamos parte nosotros, nuestros pensamientos, los planetas y las partículas subatómicas.

¿Cómo entendemos el mundo?

  • Antes: la realidad es tangible. Para Newton, el mundo era como una máquina que funcionaba en un espacio tridimensional con acontecimientos que tenían lugar en el tiempo. Según él, la materia era sólida y tenía partículas diminutas en el núcleo. El mundo exterior era materia sin vida, que funcionaba con arreglo a leyes mecánicas predecibles y carecía de toda cualidad espiritual o animada. Esto nos separó de la naturaleza viviente que nos sostiene y proporcionó a la humanidad una excusa perfecta para explotar todos los “recursos naturales” para fines inmediatos y egoístas.
  • Ahora: La materia está vacía. Dicen los físicos cuánticos que cuando la materia se analiza en profundidad, ésta desaparece y se disuelve en una energía insondable. El universo físico no es físico en esencia, y puede surgir de un campo que es más sutil todavía que la energía misma, un campo que, más que materia parece información, inteligencia o conciencia. Así pues, la realidad no es tal y como la vemos: en el mejor de los casos está casi vacía, aunque realmente es más como ondas de una no-cosa insustancial.
  • ¿Cuál es la verdad? La historia nos ha revelado que cosas que damos por hechas pueden ser o no verdad. En nuestro mundo de cada día, entendiéndolo a nuestro tamaño y escala de tiempo, las cosas se explican según las leyes del movimiento de Newton. Sin embargo, cuando llegamos a una escala más reducida, al nivel de los átomos, aparece un conjunto de leyes diferente que explica la teoría cuántica. La teoría de Newton funciona para explicar los objetos grandes. La física cuántica para llegar donde Newton no pudo llegar: al mundo subatómico.

“Los Autores

William Arntz, Betsy Chasse y Mark Vicente, son tanto coautores del libro, como productores y guionistas del famoso film del mismo nombre. Un grupo de personas inquietas que exploran la realidad conocida desde un punto de vista diferente del que se explica en el colegio, se predica en la iglesia, o se dice en las noticias: el de la física cuántica. [/features_box_yellow]

¿Por qué  es recomendado el libro?

  • Porque va por la 11° edición, y recopila lo mejor de la famosa película del mismo nombre, que tanto ha dado que hablar en todo el mundo y tantos seguidores tiene.
  • Porque plantea un enfoque nuevo y original en el que la ciencia no está reñida con la espiritualidad.
  • Porque necesitamos una nueva explicación de nuestro universo, ya que, casi a diario, aparece información nueva que no puede ser explicada por la ciencia.
  • Porque a las grandes preguntas de la humanidad sobre el sentido de la vida, el libro da respuestas que, sin que sean definitivas, el lector puede adaptar a su propia realidad.
  • Porque nos enseña a ser conscientes de que cada uno crea su propia realidad y por tanto, puede ser capaz de cambiarla.


Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Suscribete a nuestro Boletin

Únete y recibe hoy mismo tu primer ebook, "Pasos Poderosos para lograr en tu vida lo que quieras"

Gracias! Revisa tu correo, has recibido un mensaje de Confirmación.

ebook pasos poderosos